¿Qué me pasó?

 Bueno seguidores, me demoré un poco en publicar y es que me apasioné con el capítulo y escribí más de lo que debía, bueno aquí lo tienen y cómo ví que 5 de ustedes habían comentado entonces subo la tarifa ahora tienen máximo 8 comentarios, el capítulo siguiente está muy interesante y se descubrirá muchos secretos.
Para Danny: no me he olvidado de recomendar tu blog y haré una pestaña en el blog especialmente para todos los que quieren que recomiende su blog.

 ------------------------------------------------------------------

POV Abigail

Pasaban los días y siempre paraba triste y casi siempre con la mirada perdida. Lamentablemente ya era fin de semana y había hecho una buena amiga Katherine Dowel, pero de cariño le decía Katty, ella tenía que pagar con verme la mayoría de veces triste y todo por lo que me pasó el día miércoles un día que yo creía feliz, aunque Diana me malogró el día.

Flash back


Caminaba por los pasillos sola, ya que cuando tocó la sirena no tuve mucho tiempo para sacar mis cosas, entonces justo en ese momento pasé aunque hubiera deseado nunca haberlo visto, ya que quedé con el corazón destrozado.


- Te amo Daniel - dijo Diana mirándolo fijamente a los ojos y este como por impulso la besó.


Eso hizo pedazos mi corazón y me fui corriendo a mi clase, aunque a decir verdad no prestaba atención a la clase lo que en realidad me importaba era él y ahora me di cuenta del error que cometía en enamorarme de él.


Fin Flash Back

Luego de eso ella me puso al tanto de cómo se sentía al respecto de que yo fuera amiga de Daniel...

Flash back


Era Jueves y ya sabía lo de Diana y Daniel pero algo me decía que todo era mentira que era un engaño, una farsa. Saqué de mi casillero mis cosas cuando se me acerca Daniel.


- Hola Abigail - saludó sonriente.


- Hola – saludé con mala cara.


- Ahora ¿qué hice yo? - preguntó.


- Nada, sólo que no me dijiste que estabas con Diana, te felicito - dije sarcásticamente y a la vez molesta.


- ¿Qué?????? - me miraba sorprendido.


- Hay por favor los vi besándose en el corredor y por lo visto no tenían temor de que alguien los viera así...


- Yo no estoy con Diana ni la besé -


- Sí claro - dije sarcásticamente y me fui.


Seguí caminando y llegué al salón que me tocaba y por lo visto me tocaba con Diana y justo en ese momento Diana apareció y se acercaba a mí hasta que llegó a un punto en el que me señaló con el dedo índice y me amenazó.


- No te acerques a mi novio, no lo veas si es posible - prohibió


- No puedes prohibirme eso - le dije.


- Bueno, te lo advierto, o sino te irá muy mal - amenazó y se fue a su sitio.


Genial, su novia ni me soporta.


Fin Flash back

Todo había pasado en tan sólo 1 semana, entonces, por qué me dolía tanto lo que Daniel había hecho. Por otro lado David se hacía cada vez más amigo mío y le contaba todo lo que sentía, hasta le conté de Daniel, ese chico me había hecho tanto daño, me hizo tan mal pensar en él. Así que llamé a Katty.

- Aló - contestó.

- Hola, Katty quería saber si podrías ir al cine es que necesito despejarme un poco y no pensar en ya sabes quien-

- Sí, claro -

- Bueno, pues nos encontramos a las 2:00 p.m. ¿te parece? -

- Sí -

- Me comencé a alistar, me puse un jean, una casaca y una blusa negra con fucsia y salí de mi casa encaminándome al cine, este se encontraba a unas 8 cuadras de mi casa, normalmente tomaba un bus o taxi pero hoy quería caminar para poder pensar, pero llegué a la conclusión que todo me salía mal, y que era una tonta al enamorarme de alguien que no me quería, pensando en esto comencé a llorar.

En ese instante el cielo se puso gris, el sol se escondía entre aquellas grises nubes, y allí estaba caminando yo por aquellas calles parisinas con las zapatillas ensuciadas con lodo, pero nada se comparaba con mi tristeza, con mi triste corazón, llegué al cine con los ojos rojos de tanto llorar, pero entonces Katty me vio y comprendió lo que me había pasado. Así que me hizo pasar rápidamente al cine y vimos una película, luego de eso nos fuimos de compras y me compré un polo a rayas, una casaca y unos jeans. Luego de eso me cambié rápidamente y me despedí de ella.


- Será mejor que me valla -

- Sí, pero cuando llegas a tu casa me llamas-

- Ok-

- Y no quiero que sigas pensando en Daniel, lo único que hace es hacerte sufrir - dijo preocupada mirándome a los ojos

- Está bien, te lo prometo - aunque en el fondo de mi sabía que no podría cumplir con esa promesa.


Ya había salido el sol nuevamente y entonces para no pensar en Daniel me fui corriendo, pero lo más interesante fue que corría y corría pero no me cansaba hasta que llegué a un lugar que parecía un bosque así que me adentré un poco más y vi algo que de seguro me cambiaría la vida por siempre, algo que nunca había visto...


- No, puedes hacerme nada - dijo la muchacha valientemente

- Claro que sí y tú lo sabes muy bien - dijo el hombre macabramente

- ¿Quién eres? - preguntó la muchacha muy atemorizada.

- Simón Breck -

- Y qué es lo que buscas - dijo la chica mientras se alejaba poco a poco.

- Pues a ti - dijo esto y con tan sólo mover un dedo la lanzó muchos metros. La muchacha cayó y se golpeó fuertemente la cabeza, pero se volvió a levantar y movió sus manos y de ellas comenzaron a crecer plantas atando al hombre, pero este se liberó fácilmente - no puedes vencerme y respecto a que es lo que busco es tu poder - sonrió maquiavélicamente y le comenzó abrir el cráneo.

- Ahhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!! - comenzó a gritar la muchacha desesperada. El hombre le abrió el cráneo y la muchacha comenzó a retorcerse de dolor por un momento hasta morir. El hombre tenía las manos llenas de sangre.

Me quedé petrificada al ver aquella imagen, estaba aterrada ante lo que había visto, pero entonces sentí que algo entraba en mi cuerpo y al tocar el piso de este comenzó a crecer un árbol, este crecimiento hizo mucho ruido, y como estaba escondida el hombre se dió cuenta de mi presencia.

- ¿Quién eres? - preguntó el asesino.

- Abigail Parkman - contesté aterrada.

- ¿Parkman? - dijo confundido

- Sí - respondía, tenía mucho miedo hablar con él ya que él sabía que yo había presenciado el asesinato que había hecho el hombre hacia aquella chica.

- ¿La hija de Nate? -

- Sí - dije con temor, tenía mucho miedo, pero él cómo conocía a mi padre.

- Entonces disfrutaré desmembrando cada parte de ti - dijo riendo macabramente.

- No, por favor - rogué

- Tu padre me hizo muchas cosas crees que le perdonaré fácilmente, no, mataré a la niña de sus ojos - empezó a reír. Luego de eso me lanzó muchos metros del lugar donde estaba parada con tan sólo mover un dedo. Mi cabeza chocó con una rama y allí comencé a desangrar, pero eso no fue lo peor, sentí que ya no tenía mucha sangre en mi cuerpo y creo que él provocaba eso en mi, pero lo que más me sorprendió era que todo lo que me hacía él también lo sufría sólo que se regeneraba más rápido, entonces sentí lo peor poco a poco me fui debilitando y cuando estaba a punto de agonizar vi a un chico rubio, que se puso en defensa mía, ese chico se parecía mucho a Daniel o tal vez era un hermoso sueño antes de morir... entonces no pude ver nada, así que me concentré en oír todo lo que sucedía a mi alrededor.

- Nos encontramos otra vez Daniel Carter - dijo Simón con su típica sonrisa macabra. - Creía que habías muerto- entonces en realidad era Daniel, y cómo lo conocía, no sabía nada y mi cabeza se hacía cada vez más bolas.

- No escaparás esta vez - dijo Daniel, pero sonó algo así que rápidamente abrí los ojos y encontré que Daniel le había lanzado un rayo eléctrico y el hombre salía volando. Pero era invencible ya que comenzó a recuperar.

- Vi lo que esta chica puede ser y no permitiré que sea mejor que yo, no en este mundo - dijo amenazadoramente.

- Sobre mi cadáver - dijo Daniel protegiéndome.

- Eso se puede arreglar- contestó el asesino, justo cuando iba a matar a Daniel, un chico rápido se acercó y detuvo a Simón pero no por mucho tiempo ya que él con sólo el movimiento de un dedo lo hizo volar muchos metros.

- Nooooo - gritó Daniel desde el lugar donde estaba, pero el muchacho había caído sobre un árbol y sólo se había lastimado el brazo, entonces Daniel lanzó un rayo eléctrico con todas sus fuerzas he hizo desaparecer al hombre o tal vez se tele transportó.

- Abigail, ¿estás bien? - preguntó preocupado, yo trataba de responderle pero no podía así que lo único que hice fue tratar de apretar su mano y él lo sintió , pero ya no aguanté más y quedé inconciente.

POV Daniel

- Abigail, estás bien - pregunté en verdad estaba muy preocupado por su salud pero no sentía ni una respuesta y ya me estaba desesperando cuando siento que ella aprieta mi mano, entonces me tranquilicé.

- ¿Qué haremos ahora? - preguntó James, él tenía súper velocidad y es mi mejor amigo.

- Creo que debemos llevarla a su casa - dije seriamente preocupado.

- No podemos - contestó Diana , ella podía borrar mentes, inyectar recuerdos e hipnotizar - sabes que si la llevamos se preguntarán porque está así y no podemos levantar sospecha -

- Pero si la llevamos con nosotros, también levantará sospecha no creen - dije tratando de convencerlos

- No te preocupes de eso yo puedo inyectarles recuerdos y todo está listo - dijo Diana

- Sí yo creo que es mejor que la llevemos a la compañía así podremos curarle las heridas que le hizo Simón - dijo James preocupado.

- Pero va a tardar en recuperarse - dijo Daniel.

- Pero va a ser peor que la vean con esas heridas - dijo James.

- Está bien - la cargue delicadamente no quería que se lastimara más de lo que ya estaba, la coloqué en la parte de atrás de mi carro , la acomodé delicadamente y emprendí mi camino a la compañía, el viaje era algo largo, pero ya me había acostumbrado, luego de 1 hora llegamos a un lugar donde habían rejas y las abrí estacioné mi carro , puse mi clave en un pasadizo secreto y la puerta se abrió cargue a Abigail y la lleve a la sala de medicina en la cual se encontraba la Sra Jones y la recosté en la cama que había allí.

- ¿Esto le hizo Simón Breck? - dijo más afirmando que preguntando.

- Sí, por favor has todo lo posible para que se recupere - dije preocupado.

- Sí, estás bien - dijo la señorita revisando. Me miró y luego volteó, pero me dijo - puedes irte, necesito cambiarle -

- Bueno, ok - dije esto y me fui.

Caminé y me dirigía a mi cuarto cuando alguien me detuvo.

- Hola Daniel - saludó Diana con picardía.

- ¿Qué quieres? - pregunté fríamente.

- Nada.- dijo ella y yo me comencé a ir, luego agregó - a menos que quieras que le diga al jefe que estás enamorado de Abigail.

- Tú no sabes nada – voltee.

- Es cierto, y tú lo sabes más que yo – dijo segura

- ¿Qué quieres que haga? – dije mirándole a los ojos con cólera.

- Que no te acerques a Abigail, sino a ella le va a ir muy mal, ya que no quisieras que el jefe se enterara sobre lo de ustedes -amenazó- y sabes muy bien a quien es a la que él va a creer - dicho esto se fue campante. - Ah y por cierto - anunció - el jefe quiere verte ahora.

Caminé directamente hacia la oficina del director y abrí la puerta.

- Buenas tardes señor Carter- saludó el jefe.

- Buenas tardes - saludé.

- Bueno me han informado que la señorita Parkman esta aquí -

- Sí.- dije preocupado

- Bueno por ahora ella se va a quedar en este lugar - ordenó.

- Pero señor esto es muy peligroso y su familia...- dije

- Nada de nada, Diana me informó que es lo que podía hacer y yo estoy de acuerdo - explicó.

- Pero no se da cuenta que Diana puede ponernos en peligro, si le borra la mente o le inserta recuerdos la gente puede sospechar- dije preocupado en realidad quería hacerla volver a Abigail a su casa, pero no podía hacer nada me daba mucha impotencia.

- Nada de nada, obedece las órdenes - dijo y añadió - ah y cuando se recupere quiero que la lleves donde está mi hermano en la sala de los poderes para poder ver cuales son los poderes de Abigail y no te atrevas a contradecirme - ordenó molesto.

Salí muy disgustado de la habitación dirigiéndome hacia mi habitación. No podía creer lo que había sucedido estaba enserio molesto yo sólo la quería proteger, y la pregunta era qué había hecho mal, que era.... Entonces pensando en qué podía hacer para protegerla me quedé sumamente dormido. Desperté, me bañé y me dirigí al lugar en el qué practico mis poderes y entreno movimientos de pelea, pero no me podía quitar a Abigail de la mente, todo lo que hacía era pensar en ella, pero no podía estar con ella ya que eso no me ayudaría a pensar en claro y podría tomar decisiones arriesgadas, entonces seguí pensando y me quedé en la determinación de que si ella estaba aquí yo me quedaría para poder protegerla.

Así pasó todo el día y en la noche me dirigí a ver cómo estaba Abigail. Abrí la puerta y me dirigí a su habitación, abrí su puerta y allí estaba ella durmiendo calmadamente cómo un ángel, se veía tan hermosa.

- No puedes ni imaginar lo mucho que te quiero - susurré aunque sabía que ella nunca me escucharía - Te amo más que ha nadie en este mundo - entonces pasó algo que no debí hacer pero lo hice. Me acerqué lentamente a ella y la besé suavemente. No, no me podía permitir enamorarme de ella, así que lo único que tenía que hacer era alejarme de ella sólo por un tiempo aunque las circunstancias no lo permitirían y tenía que protegerla, ¿por qué es tan duro el amor?.

Los días pasaban y todas las noches la iba a ver y contemplarla cómo dormía. Ya habían pasado 4 días y ella aún se estaba recuperando, hasta que se comenzó a mover pero no abría los ojos, parecía ser que ella sólo soñaba. Me quedé mirándola era tan hermosa pero me negaba a sentir algo ya que enamorarme de ella sólo empeoraría las cosas y tenía que estar enfocado en protegerla y no estar perdiendo el tiempo pensando en ella aunque era muy hermosa ya Daniel deja de pensar en ella me repetía constantemente. Entonces me di cuenta de algo que hizo dar un brinco a mi corazón.

- Te amo Daniel - decía entre sueños - Te amo incluso más de lo que debería - susurró. Luego se calmó pero lo que había dicho me había arrancado una sonrisa.

Luego de unas horas ella se levantó. Comenzó a abrir sus hermosos ojos y me empezó a mirar tratando de reconocerme.

- ¿Qué me pasó? - preguntó confundida. Y viéndose llena de tubos.

- Nada sólo te caíste de un árbol y te hiciste todo esto - dije mintiéndole, talvez si no sabía de esto se encontraría mejor.

- No, no me caí alguien me hizo esto - dijo preocupada.

- No sólo estás confundida por la caída- dije tratando de convencerla.

- No, yo sé lo que vi - dijo segura.

- Por favor créeme trato de protegerte - supliqué.

- Y ¿cómo sé si creerte o no? - preguntó.

- Sólo confía en mí - dije mirándole a los ojos, enserio trataba de protegerla y convenciéndola de lo contrario tal vez ella podría estar más segura.

- Está bien - se conformó.

- Pero sólo quiero que me contestes algo - preguntó.

- Está bien, sólo una -

- ¿Cómo llegué aquí? - preguntó.

- Yo te traje aquí.-

- ¿Esto no es un hospital? - preguntó mirándome, entonces abrí la puerta - espera, ¿no me contestarás?-

- Sólo una pregunta y sólo una respuesta, pronto te enterarás de todo, o eso creo - dije esto y me fui, pero en mi mente pensaba cómo sacarla de aquí, aunque creo que sería imposible y sólo me resignaría a protegerla.

Fui directamente a la oficina del jefe, toqué la puerta dos veces y entré.

- Buenas noches, señor Carter - dijo - llegó oportunamente, quería comunicarle que la señorita Parkman ya se recuperó hace unos momentos.

- ¿De verdad? - dije fingiendo estar sorprendido.

- Sí y he llegado a la definición que ella se quedará por una semana para averiguar su don o dones -

- Pero qué le diremos a su familia - dije preocupado

- Eso ya lo discutimos, señor Carter, no quiero que vuelva a tocar el tema - ordenó.

Salí de la habitación muy preocupado por lo que le podría pasar, pero sólo la protegería y no me importaba que me pudiera pasar a mí.


POV Abigail

Luego de la visita de Daniel volví a dormir, y cuando desperté me encontraba en un dormitorio el cual era muy grande y muy bonito...



Pasaron 5 días... y me fui recuperando rápidamente ya que podía caminar y hasta correr, el cuarto que tenía cosas positivas, una que estaba al lado del campo de entrenamiento, más practicaban lo que era toda clases de peleas cuerpo a cuerpo y justo en este momento veía a Daniel practicando allí, pero mis pensamientos fueron interrumpidos.

Alguien tocó la puerta, así que la abrí y entró una señorita.

- Buenos días señorita Parkman - dijo la señorita.

- Buenos días - contesté, todo aquí era muy formal hasta los saludos.

- El señor Kant, me indicó que quiere hablar con usted - dijo

- ¿Quién es el señor Kant? - le pregunté.

- El señor Kant le contestará todas sus dudas - se pausó - sígame por favor.

Así que la seguí, hasta que llegamos a una oficina muy grande y vi a un señor ya viejo más o menos de 75 años sentado en una silla.

- Puede retirarse - le indicó a la señorita.

- Buenos días señorita Parkman - esta vez se dirigió a mi y saludó cortésmente.

- ¿Cómo sabe mi nombre? -pregunté un poco asustada.

- Yo sé todo de usted -

Tenía miedo y en este momento lo único que pensaba era en Daniel.

- ¿Para qué estoy aquí? - pregunté.

- Muy buena pregunta señorita Parkman, usted tiene un don, un poder especial que la hace distinta a los demás.

- Sí y cuál es - pregunté sorprendida.

- Eso es lo que queremos saber, usted fue la misión designada al agente Carter y él la cumplió con mucho éxito -

- ¿Agente Carter? ¿Daniel? - pregunté confundida y a la vez destrozada.

- Sí, él la trajo hasta aquí y recibirá un entrenamiento y si es buena será una nueva agente - dijo entusiasmado.

- Pero ¿cómo sabían de mí? - pregunté.

- Tengo mis contactos -

¿Así que Daniel sólo se acercaba a mi por ser yo una misión?, eso me hacía sentir mal, muy mal.

- Agente Carter - llamó el señor Kant desde su intercomunicador, este se presentó en unos minutos. - Agente Carter quiero que guíe a la señorita Parkman a la sala de detección de poderes especiales - dijo esto y nos despidió.

Nos estábamos dirigiendo cuando Daniel rompió el hielo.

- Hola Abigail - dijo él alegre.

- Ya deja de disimular, ya sé todo, sé que sólo era tu misión y por eso me hablabas - dije molesta.

- ¿Crees que sólo te hable porque era mi misión?, enserio me importas-

- Sí claro, a cuantas de tus misiones les dijiste eso - contesté sarcásticamente.

- No hagas esto difícil, Abigail -

- Si quieres me voy, así no te tengo que ver nunca más - dije molesta, pero en realidad me sentía así y me encaminé para el sentido contrario pero él me tomó del brazo.

- No, no te vayas, por favor - suplicó eso me movió el corazón, pero no significaba que todo estaba bien. Llegamos y él abrió la puerta.

El lugar era muy computarizado y a la vez muy grande y espacioso. Nos encontramos con un señor que tendría aproximadamente 50 años.

- Hola señorita Abigail - saludó - vamos a probar sus poderes o habilidades especiales- dijo se pausó y luego siguió - Vamos a probar los poderes básicos, cómo volar, supervelocidad, súper fuerza, etc. - me probó cada uno de los poderes pero no tenía ninguno -

- Bueno, creo que no tengo ningún poder - dije desanimada.

- No te preocupes, recién empezamos - dijo - ahora veremos con los poderes intermedios - eran grandiosos pero lamentablemente no tenía ninguno -

- Bueno ahora si estoy segura que no tengo ningún poder - dije

- Bueno, aunque creo que es difícil probaremos con los poderes avanzados - dijo, pero ya se notaba desanimado, cuando llamó a Daniel y le indicó- Daniel vas a lanzar un rayo eléctrico a Abigail y veremos si le afecta o no -

- Pero si le pasa algo - dijo preocupado.

- No te preocupes, sólo un rayo débil - dijo calmado, se veía que confiaba mucho en él para que le dijera que me lance un rayo que me podía matar. Así que Daniel se preparó.

- Por favor avísame si te duele - avisó preocupado, entonces se preparó y me lanzó fue un rayo continuo, cerré los ojos pero no sentí que ese rayo me tocaba, parecía que sólo lo evitaba, abro los ojos y Daniel tenía su ropa un poco quemada.

- ¿Qué pasó? - le dije preocupada.

- Lo que pasó es tienes el don del espejo, pero tu poder es algo extraño ya que normalmente a las personas con el mismo don que tú les afecta cualquier poder pero la diferencia es que el atacante recibe el poder con el que daña. Vamos a entrenarte mucho ya que puedes hacer que el poder le afecte mucho o poco ó también cambiar los resultados del daño. - dijo el señor Fisher

- Bueno por lo menos tengo un poder - dije alegre

- Pero veamos si tienes un escudo ya que el poder de Daniel ni te afectó - le dijo a Daniel que pruebe y él ya más calmado lanzó un rayo y no me pasó nada cómo la vez primera.

- Bueno es definitivo tienes escudo físico, probemos si tienes escudo mental - luego de eso mando a llamar a una chica por un intercomunicador y la presentó - ella es Caroline Hurst - la muchacha me miró y me sonrió.

- Mucho gusto conocerte - saludó.

- Dile cual es tu poder - dijo el señor Fisher

- Leo las mentes y muevo objetos con las mentes - explicó.

- Bueno trata de leer su mente- ordenó el señor Fisher. Entonces pasó algo raro ella me miró a los ojos y entonces oí lo que pensaba cómo Diana puede decirle a Daniel que se aleje de esta chica, yo pensaba que Diana era buena.

- No, ella no es buena, jamás lo ha sido - contesté, pensando que Caroline hablaba.

- ¿Qué? – dijo Caroline, todos me miraban asombrados.

- Sólo respondí a lo que decías - dije.

- Yo no dije nada - dijo Caroline. - creo que al tratar de leerle la mente no pude pero ella si que leyó mi mente.- explicó.

- Bueno entonces su poder también es escudo mental - dijo el doctor Fisher asombrado.- pero entonces eres algo más, creo que también puedes copiar poderes, trata de hacer salir rayos de electricidad de tus manos - hice lo que me pidió y en efecto había copiado los poderes de Daniel. Todo esto resultaba extraño, pero si que lo creía ya que había copiado los poderes de Caroline, y Daniel, pero también de aquella chica y se los tenía que decir.

- Daniel - me dirigí a él - te acuerdas de aquella chica que mató Simón Breck -

- ¿Tú cómo sabes que el asesino que se llama así? - preguntó.

- Eso es una historia muy larga sólo contéstame - dije tratando de evitar hablar de eso

- Sí -

- Bueno ella tenía un poder y creo que yo lo copie - dije insegura.

- Bueno entonces trata de manifestarlo - dijo, entonces de la nada en ese lugar comenzó a crecer muchas plantas diversas a toda velocidad. -

- Bien, que más tienes - dijo el señor Fisher entusiasmado - Nunca en mi vida he visto a una humana con tantos poderes , realmente eres muy poderosa - dijo -ya sé porque mi hermano te quiere en su compañía - pensó, parecía un poco triste.

POV Daniel

Creo que yo desde el principio tenía razón no debí traerla aquí, ella está en mucho peligro y el señor Kant no la soltará jamás, pero qué podía hacer, quería protegerla y sé que el señor Fisher me ayudaría a librarla de los planes de el señor Kant. Por ahora fingiría que todo estará bien, pero cuando encuentre la oportunidad escaparé y me la llevaré a un lugar donde no puedan encontrarla nunca, eso lo prometo.

Comentarios

Lorena Cullen Black ha dicho que…
Holaa...!!!!
wow me enknto el cap
estuvo genial,largo n.n
biien espeor ke estes muy bine
ya es tarde asi ke tengo ke ir
a dormir ¬¬ mañana tengo ke ir a
ver varias universidades xP
pero bueno

Cuuidate

Publica pronto


Biie
Anónimo ha dicho que…
Me encantó el capitulo!!
estubo genial, sigue asi y te irá todo genial. :P
Anónimo ha dicho que…
Hei me encantó el capitulo estubo espectacular, genial, increible...
Espero k lo continues pronto.
Un beso
Anónimo ha dicho que…
wow !!!
me encanto tu historia y los cap estan muy geniales.
espero que subas pronto y sigas con la historia...
bye un beso!!
Anónimo ha dicho que…
Holita, me encantí el capitulo y además fue largo!!!
Eres genial!!
Anónimo ha dicho que…
el capi estubo genial!!!!!
A ver si lo continuas k a mi me encantó

Entradas populares