Cada acto tiene sus consecuencias..

Bueno chicas lo siento por hacerles esperar mucho tiempo, lo que pasó fue que el mes de febrero fue muy atareado para mi, y este mes me disponía a publicar esta entrada el primer día pero me enfermé de gripe y ahora estoy mejor, lamento retrasarme y gracias por los comentarios que me han dejado para este capitulo quisiera minimo 5 comentarios.


♥♥♥ Johannita ♥♥♥

------------------------------------------------------------------------------


POV David


Ya habían pasado 3 días desde que empezó la segunda semana de clases pero Abigail no venía, qué habrá pasado, tengo la intuición de que le ha pasado algo malo, pero qué podrá ser. Pensaba en esto mientras caminaba por las calles, recuerdo la primera vez que conocí a Abigail era muy linda conmigo, al principio me enamoré de ella pero ahora creo qué sólo puede ser mi amiga ya que no siento amor por ella sólo amistad. Pero ella me preocupaba no sé qué estaba pasando y Daniel tampoco venía, sólo Diana la novia de Daniel o eso es lo que Abigail dijo.

Llegué a mi casa y entré en la computadora pero pasó algo sorprendente cuando la computadora prendió sólo pensé en buscar a Abigail y de pronto de la nada en la computadora se abrió un mapa dónde había un GPS en el cuál se encontraba ¡Abigail!, pero cómo pasó esto, creo que alguien me está jugando una mala broma así que decidí pensar otra vez en buscar a Abigail y otra vez se apareció esa ventana, entonces pensé en dónde se podría encontrar y la computadora me dio la información exacta sin tocar ni una tecla, algo estaba pasando. Esto era algo sumamente extraño así que traté de escribir algo en la computadora sin mover ni un dedo y la computadora comenzó a escribir, esto me asustaba pero a la vez me sentía bien, entonces decidí buscar a Abigail en la computadora y todo era sumamente más fácil así que decidí llevar mi GPS para dirigirme al lugar exacto.


POV Abigail


Salí apresuradamente de la sala de detección de poderes, quería saber quién era yo en realidad las cosas cada vez eran mucho más complicadas para mí, no entendía casi nada de lo que los demás hablaban y trataba de encontrar mi lugar en este sitio tan confuso, pero no sé porqué sentía que alguien me seguía silenciosamente.

- ¿Qué quieres Daniel? - pregunté, me había dolido mucho lo que el señor Kant había dicho- sólo se acercaba a ti porque eras su misión - pensaba en todo momento y cuando veía a Daniel ese pensamiento era más continuo.

- Qué me digas por qué te portas así conmigo -

- Aléjate y déjame en paz - respondí malhumorada.

- Es que no puedo por más que lo intento - susurró por lo bajo. - ¿crees que lo que soy ahora me agrada? - dijo

- Sí, y te llena de satisfacción lastimar a la gente. - dije molesta .

- Qué hago explicándote algo que simplemente no vas a entender- exclamó impotente.

- Claro, ahora soy yo la mala de la película - dije sarcásticamente.

- Me importas más de lo que piensas Abigail - se pausó - aunque quiero no te saco de mi mente porque ya estás allí vives en mi mente, eres lo que me impulsa a ser mejor - explicó mirándome directamente a los ojos.

- Entonces por qué cada vez que me acerco a ti me lastimas - dije adolorida.

- Yo no te lastimo, tú sola te alejas - dijo acercándose cada vez más y acortando los pocos pasos que nos separaban.

- No, tú estás con Diana, no creas que no lo sé - dije alejándome y encaminándome a mi habitación.

- No estoy con ella, confía en mi - me volteé y por su parte él se acercó, acortábamos más nuestros pasó él me acercó suavemente y cuando me iba a besar se detuvo - no puedo - pensó - quiero pero no puedo, es que simplemente no sabes todo lo que me importas Abigail y lo que más quiero es protegerte - se pausó - los sentimientos no bastan para estar juntos - luego de decir esto me besó suavemente en la mejilla y se fue.

Qué es lo que nos pasaba , ¿me quería proteger? ¿de qué?

Mientras pensaba con el corazón muy dolido me dirigí corriendo a mi habitación pero choqué con algo que veía borroso y luego se aclaró.

- Hola, eres la nueva ¿no? - preguntó.

- Sí, soy Abigail Carter, mucho gusto - saludé.

- Soy James Sanders - pensó y luego preguntó - ¿por qué estás así?

- Yo por nada - respondí insegura.

- Bueno si no quieres decirme - puso cara de perrito triste sentía que podía confiar en él.

- Lo que pasó fue que estoy enamorada de un chico que sólo se preocupa en protegerme y piensa que me va a lastimar no sé por qué... - dije muy triste.


- Si ese chico te quiere proteger es porque está verdaderamente enamorado de ti – respondió.


- Pero es que no lo entiendo - dije dubitativa.


- A veces las cosas no son para entenderlas sino para aceptarlas cómo son - dijo.


- Gracias - dije sinceramente, pero ya se había ido.


Llegué a mi cuarto aquel en el que había estado encerrada por ya casi 1 semana y media, era cómo una cárcel en la cual me obligaban a hacer cosas que en realidad no quería

- Quisiera salir de aquí - deseé con todas mis fuerzas.

POV David

Caminaba justo cuando llegué a un bosque y decidí tratar de averiguar qué había pero el GPS me indicaba cuan lejos aún estaba Abigail.
Pasaron 4 horas y caminaba pero estaba muy cansado llegué aun lugar dónde habían rejas, pero se tenía que entrar con una clave secreta, así que desesperadamente pensé ábrete para mi sorpresa la puerta se abrió, pero no duró mucho mi alegría ya que una alarma roja sonó fuertemente y me di cuenta el error que había cometido pisar aquella entrada la cuál había unos identificadores microscópicos, entonces pensé alarma apágate esta se apagó sin hacer un menor ruido, pero era demasiado tarde las personas que vigilaban este lugar ya estaban al pendiente de que había un intruso en ese lugar, así que por la parte trasera me escabullí. Pero qué podía ser tan importante para tener vigilado este lugar sólo un pensamiento me vino a la mente Abigail fue secuestrada.

Entré sigilosamente a aquel lugar en el cuál encontré un conducto que no sabía hacia dónde me dirigía el conducto me dirigió a una habitación de una muchacha y vi su retrato era muy hermosa, había algo inscrito en su escritorio.


"No encuentro sentido a mi vida, ya no sé qué hacer, tal vez lo mejor que podría hacer para este mundo es este lugar ayudar a personas cómo yo pero ya de ni eso estoy segura. "


- Pobre muchacha - pensé, pero luego escuché el abrir de la puerta de esta habitación.


Entró la chica de la fotografía con lágrimas en los ojos, no sé qué le había pasado pero juraba que al que le había hecho eso lo iba a matar, la miré llorar casi por media hora y luego se levantó y se secó las lágrimas, fue allí cuándo no puede más y me levanté.


- ¿Quién eres tú? - preguntó normalmente cómo si en realidad fuera una pregunta que le hacía a un conocido.


- David Peterson - respondí - se supone qué debe estar asustada - pensé.


- ¿Por qué lo estaría? - dijo y eso me dejó muy desconcertado ya que no recuerdo que lo haya dicho.


- No en realidad sólo lo pensaste - contestó.


- ¿Cómo lo haces? - pregunté.


- Es mi don - contestó.


- Y cuál es el tuyo - preguntó. - porque si estás aquí es por algo - eso me hizo volver a la realidad buscaba a Abigail y nada me iba a entretener ya que tenía que sacarla cómo sea.


- Pues no podrás - respondió ups pensé que ella ya no leía mi mente. - sorry, pero Abigail no podrá salir a menos que el jefe lo diga - dijo triste- quisiera ayudarte pero no puedo -


- No importa, pero no le digas a nadie que estuve aquí si? - supliqué.


- Bueno, está bien - sonrió. - pero cuídate ya que si alguien te ve estarás en serios problemas - dicho esto me fui no sin antes agradecerle.


- Adios, y gracias - me despedí.


Cuando me fui me di cuenta de que no sabía dónde quedaba el cuarto de Abigail entonces saqué mi GPS y con mi mente traté de modificar los circuitos y entonces vi el cuarto de Abigail ella estaba sentada en la ventana pensando y entonces pusé un GPS con cámara satelital en mi GPS y encontré el cuarto de Abigail. Toqué la puerta y ella me abrió al verme se sobresaltó.


- ¿Y tú qué haces aquí? - preguntó ella desconcertada y asustada.


- Vine para rescatarte - respondí.


- ¿Estás loco? - susurró incrédula. - si te ven aquí conmigo te encerrarán aquí en este lugar como a mí - dijo deseperada - tienes que irte.


- No, tienes que venir conmigo si no no me iré - entonces alguien tocó la puerta.


- Escóndete - susurró asustada. La puerta se abrió y se encontraba un señor canoso muy mayor.


POV Abigail


¿Cómo se le ocurría venir aquí?, pero algo raro estaba pasando ¿cómo había llegado a este lugar? y ¿si alguien lo vió?, ahora ¿qué haré?.

Mi mente se encontraba hecha bolas y para rematar alguien tocó la puerta.


- Escóndete - susurré muy atemorizada ya que sabía que si alguien se enteraba de que un amigo mio estaba aquí probablemente lo encerrarían o algo mucho peor hasta lo podrían matar. Abrí la puerta atemorizada entonces decí cambiar mi rostro a uno relajado ya que si me veían así probablemente sospecharían.
El señor Kant pasó y se sentó en el sofá que tenía al frente de mi cama.


- Señorita Abigail hace tan sólo unos minutos sonó una alarma en la puerta principal de la compañía y luego misteriosamente se apagó - dijo serio y con la mirada fija en mí.


- Y ¿por qué me pregunta eso a mi?, yo ¿qué tengo ver? - dije tratando de disimular.


- Lo que pasa es que rastreamos a la persona hasta su cuarto - aclaró.


- Bueno pues no lo he visto - dije segura.


- Es mejor que sea así - entonces hizo llamar por su celular a un chico el cuál entró velozmente - preséntate - ordenó.


- Yo soy Justin Gómez mucho gusto - saludó, respiró y continuó - manipulo el espacio tiempo - entonces oí lo que pensaba - pobre chica la interrogarán yo le recomendaría que confiese ya la verdad aunque no creo que lo haga . Hay alguien más aquí - entonces abrió mi armario y encontró a David.


- Señorita Parkman ¿cómo me pudo mentir de tal forma? - dijo molesto el señor Kant, nos guió a un salón en el cuál habían muchas personas las cuales probablemente tenían poderes - les presento la sala interrogatoria - exclamó muy fuerte había mucha gente empezándose a sentar y otros que recién llegaban, entonces me sentaron junto a David y entonces un señor también ya anciano se sentó y todos guardaron silencio.


- Señorita Parkman ellos son la junta del interrogatorio, ellos van a juzgar sus actos - mostró a unos ancianos - el es Antonio Torres y tiene el poder de saber si lo que dices es verdad o mentira.- dijo señalando al de la derecha - él es Carlos Rivera y tiene el poder de ver todos tus recuerdos - dijo señalando al que iba al medio - y por último él es Jorge Rojas y tiene el poder de persuación, puede hacerte creer lo que sea y que confies en él - dijo señalando al de la izquierda.


- Interrogatorio nº 548 en proceso- dijo uno más joven- La señorita Parkman trató de huir con un chico al cuál escondio hasta que su plan se ejecute. - informó al señor anciano. -


- ¿Es cierto eso? - preguntó Antonio.


- No - negué rotundamente, yo no había querido salir sólo lo había deseado.
Toda la gente comenzó a murmurar e hizo que hubiera mucho desorden.


- Silencio - dijo el anciano que juzgaba, todos guardaron silencio.


- Sí es cierto - afirmó Antonio, - pero no sabemos de qué manera dice la verdad.


- Acérquese señorita y extienda su mano - pidió Carlos, tocó mi mano y miró a la nada para luego contestar - Si es cierto ella no lo tramó pero lo de deseó y eso basta para acusarte -


- Pero yo no lo hice - dije indignada.


- Usted apagó las alarmas si o no - preguntó Antonio a David.


- Sí - respondió resignado.


- ¿Usted tiene un poder? - preguntó Jorge a David.


- No - respondió. Entonces pasó algo extraño Antonio frunció el seño y entonces le susurró a Carlos algo que no logré escuchar, entonces Carlos miró detenidamente a David.


- No sabes si tienes un poder ¿es verdad lo que digo? - preguntó Carlos. - bueno entonces tendré que pedirte que me des tu mano - él se paró y le dió la mano - miró a la nada y volvió a hablar - bueno él tiene el poder de tecnopatía. - dijo muy fuerte Carlos. Se pausó y continuó - puede manipular la tecnología - explicó.


- Bueno dictaremos la sentencia de la señorita Parkman - se paró y dijo - señorita Parkman quedará exiliada por una semana y tendrá que limpiar las areas de entrenamiento.- sentenció. - Y respecto a usted - señaló a David - quedará encerrado en las celdas por 2 días y luego veremos que otro castigo implantarle. - terminó de decir esto y las puertas se empezaron a abri, entre las puertas entreabriertas identifiqué una extraña silueta, pero no supe en realidad quién era hasta que las puertas se abrieron.






Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola!! Espero que te encuentres mejor respecto a la gripe.
A mi me encantó el capitulo estubo genial.
Lorena Cullen Black ha dicho que…
Hola..!!
me gusto mucho
el capitulo n.n
es tan interesante
y cada vez me
gusta ma tu historia
je pues bien me retiro, pero
por favor pasa a mi
blog ya que tienes PREMIO
pliss n.n

cuidat

ATTE:Lore
Saяa♫♪ ha dicho que…
Hola Johannita (:
Antes de todo quería agradecerte muchísimo lo que dijiste en mi nove, significa MUCHO para mí. Me alegra muchísimo que te gustara (:
Bueno pues te digo que no he leído tu novela aún, porque acabo de llegar a casa, es algo tarde & estoy muy cansada así que iré a dormir... pero prometo leermela pronto & decirte lo que me parece (: Estoy segura de que me va a encantar :D
MILLOOOOOOOONES DE GRACIAS.
Love, Sara.
Johana.06 ha dicho que…
Soy nueva lectora :D
Me encanto el cap!
sigue asi y publica pronto si!?
besos *-*
Lorena Cullen Black ha dicho que…
heyt pasate a mi blog... hay premio para ti n.n
Anónimo ha dicho que…
Holaaa!!!
hace más de un mes k no escribes...
solo queria decirte k aunque no tengas muchos coments hay mucha gente que lee tu historia.

espero k subas algun cap pronto!!!

Entradas populares